En este inicio de año ni en ningún momento, podemos bajar la guardia frente a los cuidados y las medidas preventivas frente al COVID-19. Por eso, compartimos contigo estas recomendaciones escritas por la doctora Zulma Cucunubá, epidemióloga e investigadora del Imperial College de Londres, y Henry Murraín, director de Cultura Ciudadana de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, en el diario El Espectador.

Guárdalas, compártelas entre tu familia y contribuye a pasar comienzo de año y actividades  seguros al lado de los que más queremos. También, ten en cuenta que las medidas de prevención no funcionan cada una por su cuenta, no: es la suma de todas ellas la que nos permitirá prevenir el contagio.

Estas son algunas sugerencias sencillas para lograrlo:

Lugares cerrados

Es bien sabido que los lugares cerrados generan mayor riesgo de transmisión y que gran cantidad de personas tienden a relajar las medidas de bioseguridad en este tipo de espacios. Por eso, la ventilación en lugares cerrados debe tener las siguientes características:

Deben mantenerse siempre abiertas al menos dos ventanas grandes (o una ventana y una puerta) para permitir la entrada y salida de aire.

• La ventilación debe ocurrir durante todo el tiempo de la interacción, no es sólo un ratico.

• Si en el mismo espacio hubo interacciones poco tiempo antes, se debe esperar una hora de ventilación y hacer desinfección del lugar antes del ingreso del nuevo grupo.

Centros comerciales, restaurantes y plazoletas de comidas

• Mantener bien puesto el tapabocas, cubriendo nariz y boca, antes y después de comer

• Al momento de quitarse el tapabocas para comer, tomar distancia física de los demás.

• Consumir los alimentos en lugares con las ventanas abiertas y muy buena ventilación.

• Evitar recorrer pasillos y almacenes sin tapabocas, por ejemplo, no hacerlo mientras se consumen helados, cafés o cualquier alimento, el mecato se consume quietico y distanciado.

Viajes en carro, en bus o metro:

• Viajar con la menor cantidad de personas posibles

• Todos los pasajeros deben usar bien el tapabocas, cubriendo nariz y boca, en todo momento.

• Evitar hablar o cantar durante el viaje

• La duración del viaje debe ser la menor posible.

• Preferiblemente con las ventanas abiertas.

OJO: Los viajes con mayor duración son los que tienen el mayor riesgo, mientras que los viajes cortos tienen menor riesgo.

Viajes en avión:

• Uso de tapabocas, lavado de manos y distanciamiento (de ser posible) en todas las etapas del viaje.

• Si es posible, evitar comer durante el viaje o si se hace que sea en periodo muy corto evitando hablar.

• La mayoría de los aviones cuentan con filtros HEPA que limpian el aire cada 5 minutos. Esto hace que viajar en avión sea menos riesgoso que hacerlo en otros tipos de transporte, sí, pero cabe aclarar que, aún así, hay riesgo de contagio en cada momento de estos viajes.

Lugares al aire libre

• La interacción al aire libre (parques, espacios grandes y poco usados, calles peatonales o cerradas temporalmente) es sin duda más segura que la interacción en lugares cerrados. En todo caso llevar siempre bien puesto el tapabocas y mantener la distancia física es fundamental.

• Las ciudades deben contar con la mayor cantidad de espacios al aire libre habilitados, realizar adaptaciones temporales que los permitan y garantizar que las personas tengan espacios donde interactuar de forma segura.

¿Por cuánto tiempo nos vemos?

• Varios estudios han mostrado una relación directa entre el tiempo de la interacción y el riesgo de transmisión, en particular en lugares cerrados y en interacciones familiares.

• La duración de la interacción debe reducirse lo más posible, un encuentro familiar que en una navidad normal sería de varios días, puede reducirse a un encuentro de algunas horas y eso tiene el potencial de reducir el riesgo.

¿Con cuántas personas nos vemos?

• Mientras, el virus SARS-CoV-2 continúe circulando se recomienda que esas interacciones sean con el menor número de personas posible.

• También es útil si, antes de una reunión, las personas que planean tener esa interacción limitan sus interacciones con otros en los 7-14 días antes del evento.

Aislamiento rápido: la clave

• Una persona contagiada puede transmitir el virus desde antes de que comience a tener síntomas y hasta pocos días después de presentarlos.

• Por eso, una persona con sospecha de contagio o que haya empezado con síntomas (incluso si aún no tiene una prueba positiva) debe aislarse lo más rápido posible.

• Sus contactos cercanos de los últimos días deben empezar también aislamiento preventivo, pues pueden estar en el periodo presintomático.

• Solo una vez se conozca si el caso índice es positivo o negativo, se puede suspender el aislamiento de todo el grupo.

¿Qué tapabocas usamos?

• El tapabocas tiene el objetivo de reducir la emisión de gotitas cargadas de virus, lo cual genera impacto en la transmisión de personas sintomáticas, presintomáticas o asintomáticas, a pesar de que no tengan síntomas.

• El tapabocas a usar debe estar suficientemente ajustado y cubrir siempre nariz y boca.

• No es recomendable usar tapabocas con válvulas dado que estos permiten que el aire y las partículas de virus salgan al ambiente donde se está teniendo la interacción.

• El uso de careta agrega protección, pero no sustituye el uso del tapabocas

Distancia, desinfección y lavado de manos: ¡solo funcionan si van juntas!

• La distancia de al menos 2 metros es fundamental; sin embargo, por sí sola no garantiza seguridad en un espacio cerrado, a menos que el resto de las medidas (ventilación y tapabocas) también se usen.

• La desinfección de superficies es clave. Pero lo importante son las superficies con las cuales nuestras manos entran en contacto, tales como: mesas, teléfonos, computadores, llaves, barandas, etc. Hacer desinfección de zapatos o de llantas de carros no tiene un impacto en el riesgo.

• El lavado de manos debe ocurrir siempre que las manos hayan tocado una superficie potencialmente contaminada. Este lavado debe ser idealmente con agua y jabón y tener una duración de 20 segundos. Ante la ausencia de agua y jabón, se puede usar cualquier gel desinfectante.

¿Qué pasa si consumimos alcohol en las fiestas?

• El consumo de bebidas alcohólicas no incrementa per se el riesgo de infección, pero cuando las personas en una reunión consumen bebidas alcohólicas tienen a reducir las medidas de seguridad, con lo cual se recomienda el consumo moderado de alcohol.

• Es recomendable que durante las reuniones decembrinas el consumo de bebidas alcohólicas sea suspendido o limitado a un mínimo, con el fin de garantizar que las personas permanezcan conscientes y vigilantes de las medidas de protección.

• Cada persona debe utilizar un mismo vaso o copa de forma exclusiva y se recomienda márcalo con el nombre para evitar confusiones que aumenten al riesgo de contagio.

Negociar y planificar: la nueva forma de cuidarnos

• Es natural que las personas estén agotadas de lo vivido en 2020, pero es importante hacerle saber a los seres queridos que es necesario continuar con ciertas medidas y que esto se hace por el bien de todos.

• Es importante que se dé una planificación sobre la logística de cómo serán esas reuniones. Planear con antelación permite que todo el grupo que realizará esa interacción haya comprendido el plan y los cuidados y características que tendrá, y pueda cumplirlo todo el tiempo.

Noticias recientes

Cancelación de citas Fomesalud